¿Puede un agente de Policía disuadirte de formular una denuncia? Te lo explico en este artículo

Por Ignacio López Velázquez, abogado (@LopVelAbogado).

Con cierta frecuencia llegan a nuestros oídos las historias de personas que acuden a comisaría a denunciar unos hechos concretos (por ejemplo, que le han robado el teléfono móvil, que han visto a unos carteristas en el metro, que le han dañado su vehículo, que recibe constantes llamadas telefónicas por parte de alguna compañía de recobros, etc.) y terminan abandonando las dependencias policiales sin presentar la correspondiente denuncia.

Ello se debe a que, en ocasiones, son los propios agentes de Policía los que “impiden” formular la denuncia, con afirmaciones como que “no valdrá para nada”, que “esos hechos no se pueden denunciar”, “esos hechos no suponen un delito”, o directamente afirmando que “la denuncia debe presentarse en el Juzgado”.

Pues bien, en este artículo vamos a explicar cuál es el contenido y alcance de nuestro Derecho como ciudadanos a formular una denuncia cuando lo consideremos oportuno.

En primer lugar… ¿Qué es una denuncia?

Para entender bien nuestro Derecho a denunciar, es fundamental saber qué es una denuncia. Se trata, en esencia, de una mera declaración de conocimiento, mediante la cual un ciudadano comunica a la Autoridad competente la comisión de unos hechos que aparentemente son constitutivos de delito.

En resumen, simplemente se trata de poner en conocimiento de la Autoridad la comisión de unos hechos, para que ésta pueda investigarlos. Ni más, ni menos.

¿Es recomendable presentar una denuncia cuando observamos la comisión de un delito?

Pues bien, no sólo es recomendable denunciar, sino que con la Ley de Enjuiciamiento Criminal en la mano, es obligatorio. Así, el artículo 259 de este texto legal obliga a cualquier persona que presencie la comisión de un delito público* a ponerlo en conocimiento de la Autoridad.

*Por delito público debemos entender todos aquellos delitos perseguibles de oficio, y que comprenden a la mayoría de los delitos tipificados en nuestro Código Penal.

De esta forma, ya tenemos el primer motivo por el cuál podremos impedir que un Agente de la Autoridad nos persuada de formular una denuncia, pues se trata de una obligación de todo ciudadano y, si no lo haces, puedes incurrir en responsabilidad (multa).

No obstante, hay ciertas excepciones a esta obligación de denunciar; por ejemplo:

  • Familiares cercanos del delincuente (cónyuge, ascendientes, descendientes, y parientes colaterales del delincuente, hasta el segundo grado). Esta excepción no se aplica en todos los delitos.
  • Abogados y Procuradores, con respecto a los encargos recibidos por sus clientes.
  • Eclesiásticos o ministros de culto amparados por el secreto de confesión.
  • Impúberes.

¿Dónde debemos formular nuestra denuncia?

La Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que los ciudadanos deben formular sus denuncias ante la Autoridad Judicial (Juzgado), el Ministerio Fiscal, o un funcionario de Policía.

Por tanto, los Agentes de Policía están obligados a atender a cualquier ciudadano que desee formular una denuncia, redactando el correspondiente atestado e incluyendo todos los hechos, pruebas, documentos, etc. que aporte el ciudadano.

¿La denuncia requiere alguna formalidad?

Nuevamente, esta duda nos la resuelve la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece que la denuncia podrá formularse por escrito o de palabra (es decir, presentando un escrito elaborado por nosotros mismos, o de manera verbal, siendo en este caso la Autoridad competente la encargada de recoger los hechos, transcribirlos en el correspondiente atestado y dejar constancia de la identidad del denunciante).

Además, no requiere ni de abogado ni de procurador, pues como decíamos antes, se trata simplemente de poner en conocimiento de la Autoridad la comisión de unos hechos aparentemente delictivos.

No obstante, sí es obligatorio que la denuncia esté firmada por la persona denunciante, y que en ella se recojan sus datos personales (nombre, DNI, dirección, etc.).

Una vez finalizada la denuncia, el Agente está obligado a entregarte una copia de la misma.

¿Qué pasa si realmente los hechos no son constitutivos de delito?

Lo normal es que, una vez formulada la denuncia, se remita al Juez de Instrucción, el cual deberá valorar si los hechos pueden ser constitutivos de delito, y en caso afirmativo acordará el inicio de la fase de instrucción.

Por el contrario, si los hechos no tienen encaje en alguno de los delitos de nuestro Código Penal, o son manifiestamente falsos, la denuncia se archivará, sin perjuicio de las posibles responsabilidades en que puede incurrir el funcionario si se archiva indebidamente.

No obstante, a la persona denunciante no le supondrá ningún perjuicio añadido.

Artículo 269 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal:

Formalizada que sea la denuncia, se procederá o mandará proceder inmediatamente por el Juez o funcionario a quien se hiciese a la comprobación del hecho denunciado, salvo que éste no revistiere carácter de delito, o que la denuncia fuere manifiestamente falsa. En cualquiera de estos dos casos, el Tribunal o funcionario se abstendrán de todo procedimiento, sin perjuicio de la responsabilidad en que incurran si desestimasen aquélla indebidamente”.

Por tanto, y como conclusión, es importante tener claro que ningún Agente de la Autoridad puede prohibirnos presentar una denuncia (más aún cuando no sólo es un Derecho de los ciudadanos sino, en muchos casos, una obligación).

De esta forma, y en caso de que nos persuadan para hacerlo, lo ideal es intentar ser razonables, explicar nuestra simple intención de poner en conocimiento de la Autoridad unos hechos concretos, e incidir en que únicamente estamos cumpliendo con nuestra obligación como ciudadanos.

No obstante, si continúa la negativa por parte del Agente, debemos saber que es posible presentar una queja en la propia comisaría; sin perjuicio de posibles reclamaciones posteriores.

Espero que este artículo sirva como guía, y que poco a poco vayan siendo menos las personas que se ven impedidas de denunciar, u obligadas a acudir al Juzgado para ello, por el simple hecho de que un Agente concreto no cumplió con su deber como debía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *